‘El Canto del Colibrí’: Música para los oídos de la juventud LGBTQ

Translated by: Marcela Ramirez

A medida que el Mes de la Herencia Hispana continúa y nos adentramos en el Mes de la Historia LGBTQ, hay una película que se destaca ya que traspasa ambos mundos y acorta la compleja brecha que muchos miembros de la comunidad LGBTQ latinx enfrentan. A través de un diálogo poderoso, “El Canto del Colibrí” explora las relaciones entre los padres inmigrantes latinos y sus familiares LGBTQ. Tal como sucede con el sonido que emite el colibrí, del cual se deriva el nombre de la película, las voces de los padres latinos raramente se escuchan al momento de referirse a temas que afectan la comunidad LGBTQ, como son el hecho de reconocer públicamente el ser parte de la misma, el machismo y la cultura.

El Canto del Colibrí

Image Credit: Frameline Distribution Films

Marco Castro-Bojorquez, director y productor de “El Canto”, es un cineasta, educador, defensor de la juventud y organizador de la comunidad quien cree firmemente que este mundo nos pertenece a todos y no solo a un sector de la sociedad. Nacido y criado en la costa pacífica mexicana, Marco abandonó su país por razones políticas y ha estado viviendo en California durante los últimos 20 años.

“Comencé a trabajar con los jóvenes en el año 2000. Antes de empezar a trabajar con el VIH/SIDA, trabajaba dirigiendo programas en una escuela tecnológica de empresa social y arte en San Francisco. Ahí fue cuando empecé a hacer películas con mis estudiantes y con la comunidad”, señala Marco. “Era solo un moderador para ellos. Así fue como empecé. En el fondo lo que hice fue unir la producción de cine con mi vocación de servicio, por decirlo de alguna manera. Es por eso que mis películas son como son. La razón por la que hago películas es para luchar contra la injusticia”.

El Canto del Colibrí

Image Credit: Frameline Distribution Films

El primer documental de Marco “Tres Gotas de Agua”, surgió a raíz de su trabajo con Somos Familia. Se estrenó en el festival de cine Frameline 35 San Francisco International Film Festival y posteriormente se convirtió en la precuela extraoficial de “El Canto del Colibrí”. “La inspiración para ‘El Canto’ fue básicamente una solicitud de las audiencias que vieron mi primera película, un cortometraje independiente acerca de los [hombres] latinos y sus mamás. Ellos se preguntaban por los papás ‘¿Adónde están los padres?’ Entonces mi equipo, José Alfaro y Katie Cruz, dijeron ‘Marco, necesitamos hacer una película acerca de los padres’”.

“Empecé a hacer una película pensando que iba a ser un cortometraje. Pero me siento muy afortunado de haber recibido estos increíbles testimonios. No podía creerlo. El cortometraje se convirtió en un largometraje, y luego, se convirtió en algo significativo para nuestra comunidad. Me siento muy afortunado. Valoro cada instante [de esta experiencia]”.

Encontrar familias que hablaran en frente de una cámara sobre temas tan personales resultó ser toda una hazaña para Marco. Recuerda que mientras viajaba por trabajo con Lambda Legal: “Le decía a todas las personas con las que me topaba que estaba haciendo una película y que estaba buscando sujetos con ciertas características. Y era muy difícil encontrar gente. Es muy difícil para las personas hablar en frente de las cámaras acerca de algo de lo que nunca han hablado. Punto. Ninguna de las personas que entrevisté había hablado acerca del tema ni había tenido que contestar las preguntas que yo hacía”.

El Canto Del Colibrí

Image Credit: Frameline Distribution Films

“[Las familias que aparecen en la película] eran más que nada personas con las que estaba trabajando durante el activismo”, acotó Marco. “En Lambda Legal, tenía un programa piloto que era básicamente un programa de aceptación familiar. Promovía la aceptación familiar [trabajando con] padres de niños queer para que no los botaran de la casa, para que los aceptaran, y así fue como los encontré. No sé cómo ni por qué, pero todas las personas con las que conversé se sinceraron de una manera que es admirable”.

El tema más común de discusión en la película es la inquebrantable asociación de la cultura latina y el machismo, una actitud en la que se asume que la virilidad, el coraje, la fortaleza y el derecho a dominar son inherentes a la masculinidad.

“Como un organizador de jóvenes, como un educador y como una persona joven con mi padre y mi familia, yo he experimentado machismo. Es complicado. El machismo existe en la cultura latina. Pero no es exclusivo”, señala Marco con un dejo de frustración en su voz. “Es un estereotipo que ha sido impuesto en nuestra comunidad y de repetírselo tanto a una persona de que eso es lo que es, a pesar de que no todos lo son, me da la impresión de que uno tiende a adquirir esas características”.

“Para mí, [el machismo] es una barrera que no te permite ser tú mismo. Es una barrera que te impide encontrarte con tus sentimientos, que no te deja hablar desde el corazón. Y a veces ves manifestaciones de machismo tan patéticas que llegan a ser cómicas. Sin embargo, no deja de ser una barrera. Y cada vez más y más hombres latinos se manifiestan en contra [del machismo]. En mi película, en contadas ocasiones los hombres lo rechazaron categóricamente, es una declaración poderosa de ver en una película”.

El Canto del Colibrí

Image Credit: Frameline Distribution Films

Sin lugar a dudas ver estos rechazos de machismo en la pantalla se sienten como un paso en la dirección correcta. Pero ¿cómo uno combate en realidad el machismo o cualesquiera de las variantes de homofobia adquirida culturalmente?

“Creo que lo más importante es que las nuevas generaciones no asuman algo que les han dicho que son, cuando no lo son, que creo que es lo que está pasando”, manifestó Marco. “En el caso de mi papá y yo, [recién durante el] mes antes de fallecer pudimos tener conversaciones sobre machismo.

“Recuerdo tan claramente una ocasión cuando estaba en sexto grado de primaria, era el ayudante del profesor de kinder. Iba a haber un desfile y mi primo, que tenía mi misma edad, iba a desfilar en un caballo representando a uno de los héroes de la revolución. Y yo estaba en la parte de atrás de una camioneta cuidando a los estudiantes, vestido como un payaso guerrillero. A todo esto, ¡odio los payasos! Pero lo hice porque quería hacerme cargo de los estudiantes.

“Mi papá hizo un comentario que nunca olvidaré. En el fondo dijo que debía aprender de mi primo que estaba en esta posición de poder altamente valorada. Me dolió… me llegó a lo más profundo. Porque en realidad él nunca entendió lo que yo estaba haciendo. Estaba trabajando. Estaba haciendo algo para alguien más, no para mí. La historia de mi vida. [Ese momento] representa machismo, y por eso creo que es importante rechazar ese esquema y hablar sobre el tema con quienes vives o con quienes te rodean. Se manifiesta de muchas formas en tu vida y yo siempre lo he rechazado, de una manera muy subconsciente, porque es una barrera para que las personas se acerquen o para que los hombres se sientan libres”.

El Canto del Colibrí

Image Credit: Frameline Distribution Films

Si bien “El Canto del Colibrí” fue pensada originalmente para la audiencia latina, el mensaje ha demostrado ser universal. Marco trae a la memoria una presentación de la película en San Francisco: “Recuerdo a este joven de Vietnam que se me acercó, me tomó la mano y me dijo que le gustaría que yo pudiese hacer una película en vietnamita para que él pudiera acercarse a sus padres. La película ha sido mágica de muchas maneras, porque ha tocado mi vida de muchas maneras, pero también la vida de otras personas en muchas maneras”.


Puedes ver “El Canto del Colibrí” en On Demand usando XFINITY Stream o en tu casa en tu X1.

Visita la colección de LGBTQ Film & TV, o di “LGBTQ” en el Control remoto por voz de X1.

En X1: Navega a “Destinos populares” > LGBTQ Film & TV

En Native: Ve a “On Demand” > LGBTQ Film & TV

The opinions expressed are solely those of the author and do not necessarily reflect the views of Comcast.

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,