Xfinity Discovery Hub

08 de febrero de 2019

Cómo configurar una VPN para el uso seguro de Internet cuando no estás en casa

wifi_pública

Cuando entras a una cafetería, biblioteca o, incluso, algunos parques públicos, verás que hay personas usando las redes públicas de WiFi. De acuerdo con un estudio de Symantec, el 60 por ciento de la gente se siente segura utilizando la conveniencia de WiFi pública, aunque muchas de esas personas no tienen la más mínima idea de si esas redes son, en realidad, seguras.

El mismo estudio también demuestra que el 53 por ciento de la gente no puede identificar la diferencia entre una conexión segura y otra que carece de protección. Eso significa que hay muchísimas personas vulnerables al malware y al robo de identidad. Si haces transferencias de dinero, compras en línea o consultas el saldo de tu cuenta bancaria, deberías usar una red privada virtual (VPN) para garantizar que tu conexión es inaccesible a personas que podrían perjudicarte.

Los peligros de la WiFi pública

Cualquier persona que utilice una red pública no protegida puede estar vulnerable a un ataque. Estos son algunos de los riesgos a los que te expones con una conexión vulnerable:

  • Software "sniffer". Los delincuentes usan en ocasiones programas de software llamados "sniffer", para monitorear y descifrar la información que los usuarios transmiten a través de las redes públicas.
  • Malware. Mediante un equipo infectado con malware, los atacantes pueden acceder a cualquier información en tu equipo y robársela. La eliminación de malware puede ser prácticamente imposible.
  • Man-in-the-middle (Intermediario). Como el mismo nombre lo indica, los criminales encuentran la forma de escurrirse entre los usuarios y los sitios que visitan, lo cual les permite interceptar información confidencial sin que el usuario jamás se dé cuenta.

Desafortunadamente, el software "sniffer" está disponible sin dificultades para cualquier persona que desee descargarlo. Eso significa que los "hackers" podrían interceptar tu nombre de usuario y contraseña para iniciar sesión en Instagram o tu cuenta de email. La mejor manera de impedir ataques de ese tipo es utilizar una conexión segura de Internet.

Para eso es para lo que sirve una VPN.

¿Qué es una VPN?

Básicamente, una VPN es una manera de asegurar una conexión de un equipo con Internet. En la mayoría de los casos, una VPN asegura una conexión entre una computadora o una tableta con una red corporativa, pero cualquier persona puede utilizar una VPN de nivel de consumidor.

Esas redes hacen mucho más difícil que alguien se apodere de tu información en las ciberautopistas y la descifre. Nadie puede garantizar en un 100 por ciento tu seguridad en línea, pero puedes hacerte la idea de que una VPN ofrece a tu información protección de un nivel como el utilizado en Fort Knox.

También puedes utilizar una VPN para acceder a sitios web bloqueados, como los que tienen un firewall (cortafuegos). Por ejemplo, algunos gobiernos extranjeros bloquean plataformas de redes sociales o sitios para streaming de video como Netflix o Hulu. A fin de acceder a esas plataformas cuando viajas por el extranjero, tendrás que usar una VPN.

Cómo se configura una VPN

Con Xfinity puedes configurar una VPN por medio de tu router en el hogar. Con la funcionalidad "puente" de tu VPN puedes crear una conexión desktop web a distancia y utilizar Internet de manera segura en cualquier lugar donde te encuentres.

Aplicaciones de terceros y software descargable pueden ofrecer la misma funcionalidad, pero la mejor manera es utilizar una compañía que ya conoces y en la cual confías. Xfinity puede proporcionarte una VPN que ya está configurada, todo lo que debes hacer es descargar el software para acceder a ella.

Mantente protegido: usa una VPN

Si viajas con frecuencia por motivos de negocios (o de placer), utiliza tu teléfono cuando te conectes a una WiFi pública, para mantener segura tu información. Ser víctima de ciberataques seguramente arruinará ese viaje de trabajo o de vacaciones. Con una VPN y unos cuantos clic, puedes navegar por la Web con el mínimo de preocupaciones.